Madres, dragones y otras historias

Menudo rollo de cuentos chinos nos contaban de niñas… princesas encerradas en castillos con dragones, apuestos príncipes enamorados que trepaban la torre y mataban fieras con su espada mágica. Historietas imposibles, sólo aptas para cuentos de hadas. Todos sabemos que en la vida real la única capaz de salvar a la princesa, trepar una hiedra, negociar con un dragón hambriento sin salir ardiendo y mantener la cordura mientras caen bajo sus pies cincuenta puentes de madera y cuerda… es «una madre».

Domingo de Mayo

Los días en los que corría, en los que volaba alto, aquellos en los que me frenaba de golpe y me caía rodando. Cuando decidía escalar montañas. Los días en los que intentaba ser mejor, y otros muchos en los que era peor. En mis aciertos, en mis dudas, en mis noches sin dormir… tú siempre eras mi madre.
Feliz día de la madre!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies