Ese Momento

“La fotografía es otra forma de amar la vida, capturando el tiempo para siempre.”

LA BODA DE CRIS Y CURRO

Fotografía Beatriz Ruiz

Como dije una vez…”una boda es una celebración de la vida…” y por esa razón, me chiflan las bodas. Ojalá inventásemos la forma de celebrar la vida todos los días, con ese amor, con esa magia, con esa forma tan intensa de disfrutar el momento.
Sigo intentando buscar la manera de trasladar ese sentimiento a un lunes cualquiera, y he de confesar que a veces tengo ese estado transitorio de “momentazo estelar” en la cola del supermercado… y claro, parezco una loca de remate. La boda de Cris y Curro fue uno de esos momentos especiales que nos regala la vida, uno de esos momentos que contagian cariño, que te hacen sentir en casa, que te regalan esa chispita que no se olvida.

Martina Dorta, un Universo lleno de Estrellas

Conocí a Martina Dorta por azar… en una de esas aventuras birichináticas de búsqueda, que algunas veces nos llevan a encontrar tesoros.

Desde el primer día que entré en su taller, sabía que todo aquello formaría parte de mi boda de cartulina de alguna manera; fue como una corazonada, un no se qué… “ese algo especial.”

De algún modo me dejé contagiar por aquella magia infinita de piezas metálicas y flores, arte en estado puro. Puede que aquel entramado que se generó entre bambolinas sea unos de los recuerdos más bonitos y dulces de la aventura de mi boda, por tantas reflexiones a solas, por el sueño de cada elección insignificante, por aquellos paseos en coche a cada prueba de atelier… y por supuesto por toda esa gente especial que me regaló aquel viaje;)

Vino del Norte

LA BODA DE AIDA Y GUIDO
Fotografía Victor La Fuente
Dicen que no existe la boda perfecta (pues es mentira ;)), es cierto que hay miles de cosas que no pensamos de antemano, que se nos vuelven del revés, pero quizás sean esos pequeños detalles los que hacen que ese día se llene de anécdotas especiales, sólo nuestras.
Sólo alguien como tú, pequeña rubia traviesa… se metería en su propio coche, con su trupe de amigas dentro… rumbo a su boda. Recuerdo con una imagen nítida en la retina, ese recogido de novia y tocado incluido, al volante. Confieso que se me pasó por la cabeza… ¿y si cambiamos de dirección? ¿y si continuamos por esta carretera hacia el infinito..? Perdernos por nuestras playas de dunas, borrarnos del mapa y tostarnos al sol, como solíamos hacer en aquellos veranos, en los que el mundo, simplemente era nuestro. Fue sólo un impulso (lo prometo), el chico del Norte te esperaba, y tu mundo se ampliaba inmensamente, no sabes cuanta felicidad salía de aquel pequeño coche aventurero… que bonito fue aquel momento, ojalá lo tuviese grabado en vídeo.

La Vie en Rose

 
ROSA… El nuevo BLANCO!
Me encantan las bodas (eso ya lo sabéis) y mucho más si son pasteles… chic y diferentes, como la vida misma. El ROSA está de moda, inspira, genera texturas perfectas y te hace sentir única. ¿Te atreves?