Desde Siberia

La sencillez es preciosa, las cositas pequeñas del día a día… sin saber muy bien por qué, a pesar de los días insoportables y del aburrimiento inevitable, una extraña energía nos atrapa y nos mantiene enganchados al despertar… a la vida. Y queremos estar despiertos para siempre, y queremos, queremos y queremos…

Picnic de invierno extraterrestre

Estaba allí, intacta como si nada… mordiéndose las uñas como de costumbre,  frente a frente, mirándose fijamente en aquel picnic extraterrestre. Todas las nubes volando sobre sus cabezas y ese frío penetrante que les recordaba que aún estaban vivos. Lágrimas dulces y esa forma de nostalgia que llenaba el vacío sin que ellos lo supiesen.  En sus ojos, su lucha contra el miedo y todas las sensaciones inexplicables de las almas maravillosas.

Desafiando la gravedad

Cuantas veces habré escuchado y tarareado esta canción en mis tardes infinitas de Londres, quizás fue uno de los grandes tesoros que me llevé de la ciudad del Támesis… después de un año allí me parece un buen regalo que compartir. La descubrí gracias a Mike, un tipo muy peculiar y mejor persona, un romántico de la vida en definitiva, como yo… como muchos que soñamos y soñamos repartidos por el mundo con historias de película y bandas sonoras.
Desafiando la gravedad, volando sobre los que pensaron que no lo conseguiríamos, que éramos débiles, porque los que no pueden suelen impulsarnos a abandonar el vuelo. A los que pensaron que nos hundiríamos en el más pequeño charco del camino y a los que creyeron que no seríamos capaces de atravesar océanos a nado. Hoy les canto que si pudimos hacerlo. Nadamos ayer y hoy hasta el desaliento, en aguas con oleaje… a pesar de las tormentas. Ahora grito a pleno pulmón que nosotros desafiamos y definimos la gravedad y lo seguimos haciendo cada día, porque ahí esta la magia de este fantástico viaje. Sin límites, juntos, libres… para siempre.

Papel y Cartulina

Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la felicidad está en las cosas pequeñas. Resulta increíble lo que se puede hacer con papel y catulina. Tarjetas, postales, sobres, cuadernos… Tan sólo necesitamos saber escoger bien las texturas, los estampados y tener algunas ideas. Personalmente, me encanta comprar pliegos de papel antiguo, periódicos y recortables en tiendecitas perdidas por el mundo. Los pongo todos juntos enrollados en un cubo de latón, además de darle un toquecito artístico a la habitación, me permiten inventar e imaginar diferentes combinaciones.

Cumplimos dos años

Que alegría que el blog haya continuado estos dos años. Al principio era difícil organizar un blog con tantas ideas, pero poco a poco me he esforzado en darle forma y sentir mucho más cada una de las entradas que escribo.

Ya estamos en 2014, es un número bonito, el 14 me da buenas vibraciones… probablemente porque nací un 14 de mayo presiento que este será un buen año, un año de orden, un tiempo para recoger los frutos que hemos sembrado y visualizar mucha más luz en el camino. 

Feliz 2014

 2013 ha sido un año de lucha para la mayoría, 2014 será mejor porque ya estamos preparados para la carrera. Un besazo enorme y mil gracias por estos dos años de blog.

Ambientes tostados

Me encantan los tonos tostados, creo que aportan esa calidez que te hace sentir en casa. Es muy importante crear ambientes que conecten con nosotros. Beiges, flores, estampados vintage, libros y blanco. Os dejo algunas ideas.

Vuelta a casa

La vida son momentos, momentos que pasan, que están entre nuestras manos o que esperan. La navidad está llena de momentos dulces, de ilusión y de reencuentros. Aterricé hace ya una semana, pero aún puedo escuchar el alboroto de Oxford Street si me lo propongo, supongo que una parte de mí aún continúa volando entre dos mundos, entre dos países. Cuantas veces habré refunfuñado por el clima de Londres y su falta de luz. La nostalgia es un sentimiento muy extraño, dulcifica los recuerdos hasta el punto de conmovernos.

Bye bye London

Hoy he recordado por qué escribo, por qué tengo este blog y por qué a veces siento la necesidad de esconderme en las cafeterías con un viejo cuaderno y un lápiz a garabatear. Es cosa del alma, de las emociones atrapadas que necesitan liberarse, salir con las palabras. Pero a veces son demasiado fuertes, y entonces tenemos que llorar… que reír o partirnos en dos.
“Rompí a llorar.  Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír, y merece la pena hacerse añicos por esos sentimientos.Albert Espinosa

Diciembre

31 días de sueños

Nunca dejamos de dar vueltas, de movernos hacia alguna parte. Así es la vida, hacer maletas y deshacerlas, tener miedo y caminar. Perderse y encontrarse, o no encontrarse y a pesar de todo seguir buscando.

Creo que la vida de las personas puede medirse de muchas maneras, algunas personas se miden a sí mismas por sus logros, por el dinero, por lo que poseen, por ese golpe de suerte. Mientras que otros lo hacen por el trabajo, el sacrificio, por lo que han conseguido y cosechado. Estos suelen ser los más inteligentes.

 

Yo siempre he pensado que una forma muy buena de medir tu vida es mirar a tu alrededor y darte cuenta de quiénes se miden contigo. Cuando la gente que se mide contigo es extraordinaria, probablemente es que vayas por el buen camino. Me emociona ver a la gente inquieta, trabajando duro por construir ese barco con el que sueñan.  Diciembre es el mes de los soñadores.