HOLA Primavera

Llega la primavera… con esa revolución hormonal tan característica, tan loca y tan alérgica. Como cada año, abril a pesar de su inestabilidad general, y sus “lluvias mil”, suele ser el mes donde empiezan los grandes ratos al sol, las primeras páginas del año bajo la sombrilla (sonries, verdad? lo percibo…)
Porque la playa de invierno se vuelve más real, más palpable a la luz del sol; y empieza a dejar atrás sus variaciones, sus emociones e incoherencias estacionales. La primavera aún nos regala esa virginidad, esa pureza absoluta con ciertas cicatrices de tempestades pasadas. Y es que vivir en la playa, al final es un estado, una forma de tocar el mundo, un estilo de vida.

NUESTRAS LEYES UNIVERSALES  EN  PRIMAVERA
No es primavera sin una canción de The Sunday Drivers (vale, puede que no estén de moda, y qué?? nos ha importado eso alguna vez??? NO!_) No entenderíamos un mes de abril sin bailar “Do it” a todo volumen, cantando con el cepillo del pelo… (porque hay cosas que jamás deberían cambiar).
Por supuesto no puede ser primavera sin la búsqueda incansable del vestido BLANCO, porque el del año pasado (por una razón desconocida… probablemente relacionada con el atracón de torrijas semana santeras… ya no nos cabe, incluso sin respirar. Así que toca un rato de película Come, Reza y Ama, para pasar de la dieta de la alcachofa, y decidir que va a ser mejor disfrutar a tope de este ratito de vida… y buscar una talla más… total, estamos estupendas ;))
No hay primavera sin reflexiones, sin un buen libro que nos despierte y nos abra la mente hacia nuevos retos y desafíos. Porque que sería de la primavera sin ilusionarse con una nueva idea… un nuevo proyecto y un nuevo viaje!
Os recomiendo libros intensos, de esos que te tocan el alma y te cambian la vida para siempre… quizás mis recomendaciones sean profundas, pero para los lunáticos como yo, que os gusta leer todo aquello que no se entiende a la primera y buscarle siete pies al gato (no tres… sino siete u ocho…) que mejor que perderse por las páginas de Aleph, de Paulo Coehlo, en un revelador viaje de casi diez mil kilómetros dentro del tren Transiberiano.
Otra ley no escrita de la primavera, es empezar con las pócimas mágicas para el cuerpo… lociones hidratantes, protección solar, masajes drenantes… “todo ese mundo cosmético que nos permite dejar las medias tupidas con dignidad.”
Me considero fan incondicional de los jabones ecológicos a base de manteca de karité y lavanda de L’Occitane. Lo mejor sus aromas naturales que te teletransportan a la Provenza francesa! Y para poner la guinda al pastel, tener presente eso de “Mens sana in corpore sano”. Un poco de Yoga y a volar!
Por supuesto FLORES! por todas partes… en la mesa, en la cocina… en el escritorio, y como no en la cabeza!!! Coronas de flores, jarrones y tarros con paniculatas, lilas, hortensias… ramilletes de lavanda preservada, espigas, romero…  Monta un JARDÍN en tu apartamento!!!
Y no te lo pienses… DISFRUTA del SOL
La PRIMAVERA la sangre altera… eso no lo sé, pero seguro altera es el CORAZÓN!
¿Qué es lo que más os gusta de la primavera?
¿Cuáles son vuestros incondicionales..? Alguna idea???
Un abrazo a todos y gracias por leerme, BB
1 Comentario
  • Anónimo
    Responder
    03/04/2016

    Lo mejor de la primavera… los paseos en bicicleta, los primeros helados de pistacho y la música animada. Me gustó mucho! Me encanta leerte. Marta

Dejar un Comentario:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies