Madres, dragones y otras historias

Menudo rollo de cuentos chinos nos contaban de niñas… princesas encerradas en castillos con dragones, apuestos príncipes enamorados que trepaban la torre y mataban fieras con su espada mágica. Historietas imposibles, sólo aptas para cuentos de hadas. Todos sabemos que en la vida real la única capaz de salvar a la princesa, trepar una hiedra, negociar con un dragón hambriento sin salir ardiendo y mantener la cordura mientras caen bajo sus pies cincuenta puentes de madera y cuerda… es “una madre”.

Una fiesta en el jardín

“La belleza sucede mientras te miro con los ojos cerrados y tu te concentras en la magia.”

Buscando ideillas para una tarde bonita que estoy preparando en breve, he encontrado las fotografías de la gran fiesta de María, una personita muy especial que tengo en mi vida. María es la hija de Virgi, una de esas amigas que probablemente ya eran amigas tuyas antes de nacer. Decoramos juntas el bautizo de su hija y la verdad es que recuerdo aquel día con muchísimo cariño, un día de verano genial, de esos de colorín colorado, de risas y de creatividad. Simplemente un día de cuento maravilloso. No me he podido resistir a publicar algunas instantáneas de aquella tarde campestre a modo de postales y recortes de lo más inspiradores. Espero que os gusten tanto como a mi.

Elegir

“Ya estamos en edad de tirar por la borda los sentimientos que no nos sirven para nada… y quedarnos sólo con aquellos que nos ayudan a vivir.” Isabel Allende

Dices que te aburres, que este lugar te atrapa hasta que se te cae encima, que las cosas aquí parecen demasiado pequeñas. Días iguales en inviernos idénticos, que dibujan líneas rectas en el calendario. ¿Sabes qué? Yo también solía decir eso.

No se si serán los años, el tiempo que nos transforma y nos descubre otras personalidades… porque al crecer dejamos de entusiasmarnos con el ruido y empezamos a valorar los silencios. A valorar, lo que al parecer desde el principio había sido “lo importante”, y decidimos escuchar la vida, pararnos delante de ese instante y respirarlo dos veces por segundo, porque somos conscientes de que nunca volverá. Y elegimos otras formas de pasar el tiempo, de decorar nuestro propio universo, otras formas de estar en él y de hacer que cuente. Stephen Hawkings dijo una vez que “el universo no sería tan interesante sino fuese el hogar de la gente a la que amamos”.

Manuela y B

Pensé en Manuela y vi a una niña que soñaba, que dibujaba cohetes y hacía pajaritas de papel… una niña que era feliz con sus floripondios en la cabeza y sus sueños imposibles; una niña que no se avergonzaba de ser ella misma, de colocarse un sombrero los domingos a la hora del café y de sacarle a la vida lo que para ella era bonito.

A tí, a la que lees estas líneas, gracias por ser esa niña, por ser Manuela, por ser birichinática.

Invitadas, champán y otras pócimas

“Eres la manera que tiene el mundo de decirme lo bonita que es la vida.” J. Cortázar

Mar, preciosa novia Helena Mareque y Ana Dora, perfecta invitada Suma Cruz.

Invitada perfecta… me pregunto que habría hecho sin ti todo este tiempo, no se como habría sobrevivido a mis catarsis siberianas y a tanto melodrama peliculero; ratos de desamor, suspensos como catedrales y días de lluvia intensa. Gracias, simplemente por traer crepes de chocolate esos días raros, por saber poner siempre la película adecuada, por convertir nuestro pasillo en la pasarela de las estrellas y ponerte esa falda de tutú cada tarde para ver Fama a bailar.

Detalles de una boda

Cada boda es especial y diferente. Es cierto que el mundo nupcial se ha convertido en un negocio abismal, a veces incluso ilógico. Pero creo que no es necesario entrar siempre en esa dinámica de precios desorbitados, una boda es un día de celebración único y personal, con el que podemos jugar, inventando detalles singulares, que nos definan y sorprendan a nuestros invitados. Recuperar el “DIY” más auténtico, resulta además de exclusivo, una forma estilosa de convertir ese día en un momento irrepetible, lleno de pequeños recuerdos inolvidables.

El aterrizaje

“Cuando se enciendan las luces y este solo, estarás ahí para cantarme otra vez.” J.Arthur

Siempre he sido más de escribir, de poner tonterías en libretas viejas, recortes que me encuentro en cualquier cajón y me transportan a momentos únicos, a tiempos de sueños que no volverán. Porque escribir tiene eso, una chispa fascinante que enciende el alma cuando releemos nuestras historias.

Ahora esa libreta que empecé hace hoy un poco más de nueve meses… está terminada, y tú, pequeño astronauta ya has llegado a la tierra. Increíble aventura.

Brindemos

LA MÁGICA INCERTIDUMBRE

A veces los sueños están tan cerca… que se acarician con la punta de los dedos, casi casi se tocan, y te sientes en un limbo de espera, entre dos mundos. 2018 viene a modo de espejismo maravilloso, un asteroide cargado de chispas de color… Menuda explosión de confeti y brillantina nos espera. Porque las cosas más maravillosas de la vida ocurren así, de pronto, mientras bailamos, sin avisar, sin agendas ni paréntesis.

Estas navidades veía un anuncio en la tele que hablaba sobre el arte de brindar… que importante y que poco desarrollado. Me encantan esas personas capaces de alzar su copa y hablar durante minutos de lo bonito que les regala la vida. Un don genial esa capacidad de encontrar las palabras adecuadas para decir exactamente lo que guarda el corazón.

Todo lo que se te ocurra

“Disfruta de las pequeñas cosas de la vida, de los cafés de media tarde, de imaginar tus sueños de niño, del todo es posible. Busca ese mundo de recortables, de canciones, de olor a cartulina y a jardín de media noche.

…disfruta de ese mundo de imaginación lleno de pequeñas cosas, porque esas cosas algún día serán las grandes.”

DESDE LA CASITA MARINERA HECHO CON AMOR PENSANDO EN TI

A cerca del miedo

“Sólo quiero que te vayas, sólo quiero que se acabe… sólo quiero que me dejes solo. ¡Fuera! Vete de mi casa… no soy más que un niño con los pies descalzos.” Pablo López

No se cuantas veces habré empezado o terminado una entrada del blog diciendo aquello de que el miedo sólo es al empezar… después esa sensación se desvanece, salimos del círculo de seguridad, lo ampliamos… y nos sentimos un poquito más libres, un poquito más enormes.

Si te dijese algo a cerca del miedo, te diría que es un espejismo, un arma que nos obliga a dejar de ser niños, que nos ata las manos, que nos encierra en realidades de barro y nos empuja a apagar las luces de esas habitaciones donde una vez construimos sueños, donde jugábamos a todo lo olvidado, siendo felices.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies